Independencia Emocional
Categoría: Amor, Reflexiones Comentarios: 3 1

[themoneytizer id=”59964-31″]

Independencia Emocional

“Al principio de nuestra vida y de nuevo cuando envejecemos, necesitamos la ayuda y el afecto de los demás. Desafortunadamente, entre estos dos períodos de nuestra vida, cuando somos fuertes y capaces de cuidarnos a nosotros mismos, no apreciamos el valor del afecto y la compasión.

Como nuestra propia vida comienza y termina con la necesidad de afecto, ¿no sería mejor que diéramos compasión y amor a los demás mientras somos fuertes y capaces?”

Las palabras anteriores fueron dichas por el actual Dalai Lama. Realmente, es muy curioso ver que estamos orgullosos de nuestra independencia emocional. Evidentemente, no es así: seguimos necesitando a los demás toda nuestra vida, pero es una “vergüenza” demostrarlo, así que preferimos llorar a escondidas. Y cuando alguien nos pide ayuda, se considera que esa persona es débil e incapaz de controlar sus sentimientos.

Hay una regla no escrita que dice que “el mundo es para los fuertes”, que “sólo los más fuertes sobreviven”. Si así fuera, los seres humanos nunca habrían existido, porque forman parte de una especie que necesita ser protegida durante un largo período de tiempo (los especialistas dicen que sólo somos capaces de sobrevivir por nuestra cuenta después de nueve años de edad, mientras que una jirafa sólo tarda de seis a ocho meses, y una abeja ya es independiente en menos de cinco minutos).

Estamos en este mundo, yo, por mi parte, sigo -y siempre seguiré- dependiendo de los demás. Dependo de mi esposa, mis amigos y mis editores. Dependo incluso de mis enemigos, que me ayudan a estar siempre entrenado en el uso de la espada.

Es evidente que hay momentos en los que este fuego sopla en otra dirección, pero siempre me pregunto: ¿dónde están los demás? ¿Me he aislado demasiado? Como cualquier persona sana, también necesito soledad y momentos de reflexión.

Pero no puedo hacerme adicto a eso.

La independencia emocional no lleva a ninguna parte, excepto a una posible fortaleza, cuyo único e inútil objetivo es impresionar a los demás.

La dependencia emocional, a su vez, es como una hoguera que encendemos.

Al principio, las relaciones son difíciles.

De la misma manera que el fuego es necesario para soportar el desagradable humo – que dificulta la respiración, y hace que las lágrimas caigan por la cara. Sin embargo, una vez que el fuego se enciende, el humo desaparece y las llamas iluminan todo lo que nos rodea – esparciendo calor, calma, y posiblemente haciendo saltar una brasa para quemarnos, pero eso es lo que hace que una relación sea interesante, ¿no es cierto?

Comencé esta columna citando a un ganador del Premio Nobel de la Paz sobre la importancia de las relaciones humanas. Termino con el profesor Albert Schweitzer, médico y misionero, que recibió el mismo premio Nobel en 1952.

“Todos conocemos una enfermedad en África Central llamada enfermedad del sueño. Lo que necesitamos saber es que hay una enfermedad similar que ataca el alma – y que es muy peligrosa, porque nos atrapa sin ser notada. Cuando note el más mínimo signo de indiferencia y falta de entusiasmo por su similar, esté alerta!”

“La única manera de tomar precauciones contra esta enfermedad es entender que el alma sufre, y sufre mucho, cuando la hacemos vivir superficialmente. Al alma le gustan las cosas bellas y profundas”.

Autor: Paulo Coelho

Ver también:

5 señales de que eres adicto al estrés 

[themoneytizer id=”59964-28″]


Audio Libros de Paulo Coelho

La Bruja

El peregrino de compostela

El Alquimista

El Zahir

La Quinta Montaña

Veronika Decide Morir

Comentarios (3)

  • arabelia Responder

    Es hermoso lo q acabo de leer. Muy cierto todo loqescribio felicidades

    18/11/2020 a las 10:35 PM
  • Helen Responder

    Me encantó. Mucho que reflexionar, gracias

    19/11/2020 a las 4:04 AM
  • Lady Responder 19/11/2020 a las 12:42 PM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.