fuerte
Categoría: Amor, Reflexiones Comentarios: 0 0

[themoneytizer id=”59964-31″]

Serás feliz dijo la vida, pero primero te haré fuerte

La frase de “Serás feliz dijo la vida”, no es tan sencilla como parece. Antes de todo eso se tiene que enfrentar dificultades, duelos, fracasos y pérdidas. Todo esto puede resultar abrumador para cualquier persona. A veces sentimos que nos suceden cosas negativas una tras otras y que nuestro panorama es cada vez más desolador.

Sin embargo, cuando conocemos el valor de la palabra resiliencia, comprendemos que dentro de cada ser humano existe la capacidad de sobreponerse a cualquier adversidad y levantarse con nuevas fuerzas.

La resiliencia es una de las mayores fortalezas que tenemos como seres humanos. Es la capacidad de convertir el dolor y los fracasos en nuevas fuerzas para afrontar el futuro.

Es la capacidad que nos permite comprender que cada problema, cada tropiezo, cada fracaso nos hace mucho más fuertes. Y cada vez que lleguen circunstancias difíciles a nuestra vida, tendremos mayores herramientas para enfrentarlas y sobreponernos de la mejor manera.

Todos podemos convertir los problemas en circunstancias a nuestro favor

Seguramente, has visto personas que superan los problemas con mayor fortaleza y te preguntas cómo lo hacen, ¿como hacen para mantener el lema de “Serás feliz dijo la vida”? Todos conocemos a alguien que pese a las adversidades se mantiene siempre firme y, aunque pase malos momentos, no se deja superar por la desesperanza.

Pues bien, no es que esas personas hayan nacido con una mayor fortaleza que tú, es que han aprendido a convertir los problemas en aprendizajes. ¡Y tú puedes hacer exactamente lo mismo! Solo es cuestión

de ver más allá de los problemas por muy graves que estos sean.

Aunque no lo creas, los problemas pueden sacar lo mejor de ti y así “Serás feliz dijo la vida”

El potencial humano para afrontar el caos es admirable. La transformación que podemos llegar a tener ante una situación adversa puede incluso llegar a sorprendernos a nosotros mismos.

Puede que lo hayas vivido alguna vez, te enfrentaste a un problema y lo superaste con una fortaleza que hasta ahora desconocías que tenías.

Muchas veces la vida nos coloca dificultades en el camino, para despertar aquellas cualidades latentes que tenemos en nuestro interior, y que no han podido salir a flote. Eres mucho más fuerte y capaz de lo que crees. Eso es lo que la vida te demuestra cada vez que pone un obstáculo en tu camino.

Mientras más dificultades enfrentemos y superemos, seremos más capaces de sobreponernos a los problemas, lo haremos más rápido y seremos más felices. Además también podremos ayudar a las demás personas de nuestro entorno.

Fortalecer el autoestima nos ayuda a enfrentar los problemas

Los especialistas en psicología indican que una persona con buena autoestima puede dar una mejor respuesta ante los problemas. ¿Por qué? Porque quien se estima y se conoce a si mismo sabe bien de lo que es capaz.

No se trata de ser soberbios, se trata de sentir la suficiente confianza en sí mismo como para saber que sea cual sea la circunstancia. Hallaremos la forma de salir bien librados y además convertir lo sucedido en un aprendizaje más, con esto optaras por el placer de Serás feliz dijo la vida.

Todo comienza desde la niñez. Si desde pequeños se nos ha orientado a sentir confianza en nosotros mismos y no se nos ha aislado de los problemas de la vida. Sino que se nos ha enseñado a que se enfrentan con valentía, ya de adultos desarrollaremos una mayor fortaleza.

Los niños que son sobre-protegidos no están bien preparados para los problemas de la vida. Ya de adultos, siempre buscarán que los demás tomen las decisiones que se ven incapaz de tomar. En consecuencia, no tomarán las riendas de su vida y serán más susceptibles al sufrimiento.

Por más dinero, fama, o compañía que se tenga los problemas siempre llegan y son estos los que nos permiten evolucionar personal y espiritualmente.

Todas las dificultades de la vida dejan un aprendizaje

Ten por seguro que cualquier dificultad que se presente en tu camino, sea más o menos grave, traerá una enseñanza importante para tu vida.

No caigamos en la actitud soberbia de decir que nuestros problemas son más graves que los de las demás personas. Pues a cada quien le afectan de manera distinta las cosas.

Puede que a tu amigo le preocupe que se le haya dañado la computadora y se deprima por ello. Quizás tú pienses que es un problema menor en comparación a una enfermedad. Por ejemplo, pero no por ello debemos desestimar lo que las demás personas sienten.

¿Cómo se puede ser feliz si se tiene problemas?

Puede que pienses que es totalmente contradictorio ser feliz cuando tienes mil problemas. Pero debes comprender que la vida completamente exenta de obstáculos no existe, ni siquiera en los cuentos de hadas. Nada te garantiza una vida perfecta, sin dificultades.

La próxima vez que te sientas abrumado e infeliz por los problemas que te suceden medita la siguiente frase de Steve Maraboli: “La felicidad no es la ausencia de problemas, es la habilidad para tratar con ellos”.

Tu felicidad no será determinada por los problemas. Sino por tu capacidad para reconocerlos, asumirlos, afrontarlos y resolverlos.

No huyas de los problemas, no te pierdas la oportunidad de crecer

No te pierdas la oportunidad de crecer y evolucionar. Cuando le huyes a los problemas o dejas que los demás los resuelvan por ti. Estás dejando una buena oportunidad para crecer y evolucionar.

¿Te preocupa algo? ¿Tienes miedo a lo que te enfrentas? Entonces detente, respira profundo y piensa que no hay nada que no puedas superar. Y si ese problema está frente a ti es por alguna razón, es porque algo tienes que aprender de ello.

Huir de los problemas solo traerá malas consecuencias a tu vida. Pues todo se acumulará y te sentirás sobrepasado. No dejes nada que tengas que resolver para después.

Serás feliz dijo la vida, pero primero te haré fuerte es una de las frases más bellas y más concisas. La vida no permitirá que pases por ella sin antes haber aprendido todo lo que necesitas para tu superación personal y espiritual.

Aprende de los problemas con humildad y agradece porque cada tropiezo te hace mucho más fuerte como persona.

[themoneytizer id=”59964-16″]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.