Categoría: Amor Comentarios: 0 2

[themoneytizer id=”59964-31″]

CÓMO SER FELIZ INCLUSO SI LA VIDA TE DECEPCIONA

Sí, se puede ser feliz aun cuando la vida te decepciona una y otra vez. No permitas que la negatividad te engañe o te haga resignar. Sólo tú decides cómo enfrentar cada situación y experiencia que tengas en tu vida.

Has vivido lo suficiente para saber que nada sale como lo planeas. No importa lo mucho que te esfuerces, siempre suceden cosas inesperadas. Debes darte cuenta que hay cosas que no se pueden controlar y eso hace parte de la vida.

A lo largo de nuestras vidas, lidiamos con situaciones adversas, unas más intensas que otras. Muchos tienen una idea equivocada sobre qué es la felicidad, piensan que una vida feliz es una vida libre de problemas. Pero este concepto está muy alejado de la realidad.

Cuando eres optimista, probablemente sentirás felicidad en tu vida. Pero algunas personas permiten que otras personas o las circunstancias los desanimen. Hoy en día, recibimos muchos mensajes que nos motivan a ser felices pero muchos se desaniman ante la primera decepción.

Independiente de las circunstancias de cada uno, se puede ser feliz. Elige ser optimista, elige ser alegre. Cuando eliges ser alegre y optimista, eres fuerte ante los sentimientos de felicidad volubles y puedes enfrentar mejor a la decepción.

Quizás debas replantear tu definición sobre la felicidad. No debes permitir que tus circunstancias, las demás personas o algunas situaciones te desanimen de continuar en busca de tus sueños. No dejes de hacer las cosas que te hacen feliz. Desde niños, todos hacemos una especie de lista con cosas con cumplir para ser felices pero esa lista puede ir cambiando a lo largo de los años. ¡No te desamines!

¿POR QUÉ SIENTES QUE LA VIDA TE DECEPCIONA?

Ni el tener dinero o no tenerlo, deben definirte y menos influir en tu felicidad. No necesitas negarte a tener todas las comodidades para ser feliz, a menos que desees este estilo de vida. Y aunque puedes darte todos los lujos y comodidades, ahogarte en el materialismo, esto no te asegura la felicidad porque a todos nos suceden situaciones desagradables.

A medida que pasa el tiempo, buscamos más y más cosas que nos satisfagan. Al igual que los niños, un juguete nuevo nos hace felices pero después nos aburre y queremos pasar al siguiente. En cuanto más obtenemos, más necesitamos. Este comportamiento puede llegar a ser destructivo y acabar con nuestra felicidad. No podemos basar nuestra felicidad a cuánto tenemos o cuánto nos hace falta.

CUANDO LA VIDA TE DA LIMONES…

Aprende a hacer limonada. Todos hemos escuchado este dicho y muchos otros que nos animan a aprovechar al máximo las malas situaciones que se nos presentan en la vida.

Todos, ricos y pobres, pasan por momentos difíciles y decepcionantes. Si tu felicidad dependiera de tener una vida perfecta, nunca serás feliz. Los contratiempos son inevitables.

Una forma de cultivar la alegría en tu vida es deshacerte el mito que la felicidad es perpetua. No serás feliz todo el tiempo, también tendrás momentos de tristeza, enojo y decepción. Los medios de comunicación nos bombardean con la idea de vidas perfectas para ser felices pero esto está muy alejado de la realidad.

Debes elegir ser feliz, independientemente de tu situación. Llénate de alegría para que te dé la fuerza para continuar con tu vida.

INVIERTE EN TU ALEGRÍA

Valora más la honestidad, las virtudes y los valores por encima de las riquezas materiales. Tu alegría aumenta si tienes la actitud correcta y disminuye si tu lo permites. Así que invierte en tener una buena actitud frente a la vida, independientemente de tus circunstancias.

Concéntrate en las cosas que realmente importan. En lugar de trabajar tan duro para conseguir cosas que no durarán, construye tu vida sobre una base de optimismo y alegría que perdurará para el resto de tu vida.

La gratitud es otro comportamiento de oro para invertir en tu alegría y felicidad. El ser agradecido por todas las bendiciones que tienes, te ayudará cuando las cosas salgan o vayan mal. Deléitate con tus bendiciones, incluso con las más pequeñas, así no te preocuparás demasiado cuando te sucedan situaciones adversas.

Otro aspecto que debes tomar en cuenta es el tiempo. No se puede comprar ni vender. Absolutamente todos tenemos 24 horas al día. Gástalos sabiamente. Pasa tiempo de calidad con tu familia y amigos, su amor y motivación te fortalece cuando tu vida se desequilibra. Te traen la felicidad que las cosas materiales no te pueden dar.

REEVALÚA TUS EXPECTATIVAS

Tal vez sea hora de reevaluar lo que esperas en la vida. Puede que te impongas estándares muy altos, imposibles de alcanzar a corto plazo. O que busques la perfección hasta en lo más mínimo, esto es imposible. Esto no significa que debas dejar de soñar o perder entusiasmo en lo que haces para alcanzar tus sueños o metas. Simplemente, que seas menos estricto contigo mismo y con los demás. La mayor parte del tiempo las cosas no salen como queremos pero igual suceden, no importa que sea de forma diferente y con menos perfección de la que esperas. ¡Relájate y disfruta!

SIEMPRE TEN UN PLAN B

Debes estar siempre preparado, las cosas rara vez salen como se espera. No es pesimismo esperar que las cosas salgan mal, es solo que vivimos en un mundo imperfecto y con muchos contratiempos. Al tener un plan alternativo, puedes hacer que las cosas funcionen pero de diferente manera. A veces, tomar otro e inesperado camino conduce a la felicidad.

No pienses demasiado las cosas o te perderás en los detalles y no verás el panorama completo. Conocer más de una forma de llegar a donde te diriges es un gran beneficio.

Permite más compasión en tu vida para atraer más amor, paz y alegría como beneficios adicionales. Juzga menos a los demás y a ti mismo, así te sentirás menos decepcionado. Agradece más. La alegría no requiere perfección.

Sé más paciente y compasivo. Cuando alguien sea cortés contigo, sé agradecido. Verás que cultivando estas virtudes minimizarás las situaciones decepcionantes.

Si quieres ser más alegre y tener más momentos felices en tu vida, entiende que es una practica y no llegar a una vida perfecta. Incluso cuando te sucedan situaciones decepcionantes, está bien ser infeliz. Luego, te levantas, te sacudes y continúas caminando con la alegría que guardaste mientras te sacudías el dolor.

[themoneytizer id=”59964-16″]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.