Categoría: Reflexiones Comentarios: 3 1

[themoneytizer id=”59964-31″]

5 cosas que haces que invalidan los sentimientos de los demás

¿Alguna vez has deseado estar más en sintonía con las emociones de otras personas? ¿Alguna vez ha sentido que corres el riesgo de hacer que alguien se sienta culpable por sus sentimientos, sin importar cuánto lo intentes? ¿Alguna vez ha tenido miedo de invalidar los sentimientos de otra persona?

invalidar los sentimientos de los demás

Una parte integral de tener relaciones saludables es formar una conexión emocional. Sería útil si te relacionaras con las personas, las entendieras y fueras empático. Pero a veces, es imposible saber cuál es la mejor manera de consolar a alguien. A veces tienes tantas cosas en la cabeza que lo último que quieres hacer es actuar como un terapeuta.

Debido a lo loca que puede ser tu propia vida, a menudo corres el riesgo de pasar por alto las emociones de otras personas. El riesgo de entrar en una situación en la que invalides las opiniones de los demás es muy alto. La mayoría de las personas invalidan los sentimientos de los demás por error. Algunos lo hacen porque son maliciosos.

¿Qué es la invalidación emocional?

La invalidación emocional es el acto de descartar o rechazar los pensamientos y sentimientos de alguien. Es un proceso a través del cual alguien siente que lo que hace, quiénes son y lo que experimentan carece de importancia. Cuando este tipo de comportamiento se dirige hacia ti, deja una marca.

La validación emocional es lo que hace que las personas se sientan seguras en una relación. También es vital para facilitar la comunicación entre personas. Cuando alguien siente que sus emociones se validan, que se ven y se escuchan, derribarán sus muros.

Esto crea una conexión más profunda entre las personas. La validación emocional es una de las cosas más importantes que pueden hacer los padres para criar a sus hijos adecuadamente.

En la mayoría de los casos, las personas invalidan los sentimientos de los demás sin querer. Lo hacen porque no están escuchando o porque están preocupados por sus problemas. A menudo, las personas invalidan las emociones de los demás porque no pueden procesar lo que el otro siente.

Pero a veces, la gente usa la invalidación emocional como táctica de manipulación. Podrían hacerlo para hacerte cuestionar tus sentimientos y tu cordura.

5 cosas que invalidan los sentimientos de los demás

Independientemente de cuán amable o maliciosa sea su intención, aquí hay cinco cosas que invalidarán los sentimientos de alguien y cómo evitarlos.

Tratar de restarle importancia a una ocurrencia

Si te encuentras en una situación en la que estás tratando de consolar a alguien, puede parecer una buena idea restar importancia a los eventos. Parece normal hacer creer a la otra persona que lo que ha pasado no es tan malo. Pero esta actitud es muy malsana.

Si alguien confía en ti, quiere que seas comprensivo. No quieren que minimices su dolor. Esta actitud margina el dolor de alguien y le impone una positividad tóxica. A menudo, esto sucede porque las personas se sienten incómodas al hablar de sentimientos, especialmente los negativos.

Es difícil sentarse frente a alguien y hacer que hable sobre sus dificultades. Por eso la gente a veces ignora los sentimientos de los demás. Creen que se irán.

Si alguna vez dijiste cosas como “podría ser peor”, no estabas ayudando a nadie. Estabas restando importancia a lo que han pasado. En la mayoría de los casos, declaraciones como esta hacen que los sentimientos negativos se amplifiquen. Cuando alguien está herido, aislado o rechazado, lo último que quieren escuchar es que deben estar agradecidos de que no haya sucedido algo peor.

En lugar de minimizar e ignorar las emociones de los demás, debes comprender que todo dolor debe abordarse en consecuencia. El hecho de que podría haber sido peor no significa que la persona con la que estás hablando no esté herida.

Trata de ser comprensivo y escuchar. Lo que importa es cómo se siente esa persona, no cómo crees que debería sentirse. El hecho de que esa situación no te parezca incorrecta, no significa que no sea mala para ellos.

Ser frívolo puede invalidar los sentimientos

A veces la gente te pide ayuda en los momentos más inoportunos. No importa cuánto quieras ayudar a alguien, tienes tus cosas con las que lidiar.

Si alguien se queja de sus problemas al lidiar con tus propias cosas difíciles, naturalmente te volverás despectivo. Podrías empezar a tener una actitud frívola hacia esa persona.

Si bien esta actitud puede parecer justificada, invalida las emociones de otras personas. No importa con qué esté lidiando, eso no es excusa para una actitud frívola . Es mucho mejor decirle a la gente que no puedes ayudarlos en ese momento en lugar de ayudarlos a medias.

Despreciar las emociones de las personas hace que se sientan emocionalmente reprimidas y dejadas de lado. Si actúas así con alguien, corres el riesgo de enemistarte con él. Pueden distanciarse de ti y encerrarse.

Puede parecer más fácil decirle a alguien “simplemente supéralo”, siempre debes tratar de mostrar amabilidad. Trata de ser empático y comprende que las personas que se acercan a ti necesitan tu ayuda. Si no puedes ofrecerles ese apoyo, lo mínimo que puedes hacer es no hacer que se sientan mal acerca de cómo piensan.

No prestar atención a los demás

A veces puede ser difícil leer a las personas. Pero, incluso si las personas que te rodean no te dicen que están sufriendo, eso no significa que no estén luchando contra algo. Una de las peores formas en que puede invalidar los sentimientos de los demás es no prestándoles atención.

Cuando alguien está cerca de ti, esperan que sepas cuándo se sienten deprimidos. Y cuando no puedes hacer eso, se sienten heridos y traicionados. Aunque no es tu responsabilidad descubrir cada pequeña cosa que lastima a alguien, debes prestar atención a las señales. Cuando alguien se siente deprimido, muchas señales pueden hacerte saber algo con alguien.

Cuando ignoras a las personas, les haces sentir que no son vitales para ti. Les hace pensar que no son lo suficientemente importantes para ti como para que notes que están pasando por algo. A veces, no prestar atención a los demás ni siquiera significa ignorarlos. Significa que das consejos no solicitados o dices accidentalmente cosas hirientes.

Es posible que no desees invalidar los sentimientos de alguien de esta manera. Pero aún puede suceder muy a menudo debido a que estás distraído. Siempre debes hacer un esfuerzo por preguntarles a las personas que te rodean cómo están. Trata de observarlos y busca cualquier señal que pueda indicarte que no están bien. Y, si quieres decir algo, asegúrate de no ser insensible.

Culpar a los demás puede invalidar los sentimientos

Cuando alguien confía en ti, es posible que te sientas inclinado a intentar enseñarle una lección. Esto sucede a menudo porque quieres que sepan cómo evitar volver a meterse en esa situación. Pero, la mayoría de las veces, regañar a alguien los hace sentir culpables sin ningún motivo.

Cuando veas que alguien está herido, tu primer instinto podría ser encontrar una solución lo más rápido posible. Debido a esto, puedes comenzar a hablar y hablar sin escuchar lo que la otra persona tiene que decir. Si bien esta actitud proviene de la preocupación, rápidamente puede convertirse en una conferencia.

Y, cuando se le da lecciones a la gente, rápidamente se ponen a la defensiva. Podrías arrinconarlos sin querer y hacerlos sentir que tienen que defender sus acciones. Puede parecer que los estás culpando.

Si alguien es una víctima en una situación, nunca querrás que se sienta como si se hubiera traído eso a sí mismo. Pero al regañarlos y culparlos, eso es lo que harás. Nunca querrás parecer sermoneador o crítico. Sería mejor si escucharas lo que el otro tiene que decir antes de comenzar a sermonearlo. Intenta ofrecer empatía y comprender de dónde viene. De lo contrario, cerrarás a la persona que escucha lo que tienes que decir.

Hacer comparaciones

Cuando se trata de consolar a alguien, puede parecer beneficioso responder a sus emociones compartiendo tus sentimientos. Tomar un concepto abstracto como los sentimientos y compararlos con una experiencia concreta puede parecer una buena idea. En teoría, deberías hacerlo más accesible y más fácil de tratar. Pero las comparaciones son solo otra forma de invalidar lo que sienten otras personas.

Las comparaciones son malas porque se centran en los sentimientos de esa persona y la trasladan a otra cosa. Incluso te arriesgas a hacer que la conversación sea solo sobre ti.

Cuando se trata de una persona que sufre, cambiar el enfoque de ellos y sus problemas hará que se sientan sin importancia. Una declaración tan inocente como “algo así también me pasó a mí” puede hacer que se sientan ignorados. Es como si su problema no fuera lo suficientemente importante para ti por sí solo. Tiene que estar asociado con algo de tu vida.

Al menos comparar su situación con algo que te sucedió proviene de un lugar de bondad. Pero puedes hacer comparaciones peores que esa. Decir algo como “otros lo tienen mucho peor” minimizará lo que atraviesan.

Tales comparaciones invalidan aún más sus sentimientos. No importa lo mucho que creas que podría empeorar, siempre debes concentrarte en su problema si quieres ayudarlo. Trata de ser empático y comprensivo porque todos los problemas son importantes, sin importar cuán grandes o pequeños sean.

[themoneytizer id=”59964-16″]

Comentarios (3)

  • Miguel villalba Responder

    Excelente enseñanza…porque es muy difícil entender como ayudar a otro cuando pasa una situación dócil. A veces empeorando ante que ayudar…Bendiciones

    13/01/2022 a las 3:05 AM
  • Josefina Unda Responder

    Excelente Gracias… aprender cada dia más sobre situaciónes..que no sabemos que hacer Gracias

    13/01/2022 a las 9:51 PM
  • Justo felix Responder

    Que linda y clara reflexión,gracias ..!!

    03/02/2022 a las 12:57 PM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.