El árbol de manzanas
Categoría: Reflexiones Comentarios: 8 2

[themoneytizer id=”59964-31″]

El árbol de manzanas

Hace muchos años existió un árbol de manzanas donde un pequeño niño solía jugar. Él le tenía un gran amor, pues podía treparlo, le daba sombra y alimento. Pero con el paso del tiempo, el pequeño creció y nunca volvió a jugar alrededor del enorme árbol. Un día, el muchacho regresó y escuchó que el árbol le dijo:

– Estoy muy triste, juega conmigo.

Pero el muchacho le respondió:

– Ya no soy el mismo niño que solía jugar en el árbol. Ahora quiero juguetes y necesito dinero para comprarlos.

– Lo siento -dijo el árbol-. No tengo dinero, pero puedes tomar mis manzanas y venderlas. De esta manera tendrás dinero para tus juguetes.

El muchacho se sintió muy feliz y procedió a cortar las manzanas, las vendió y obtuvo el dinero. Entonces, el árbol fue feliz de nuevo. Pero el muchacho no volvió después de la venta de las frutas, por lo que el árbol volvió a estar triste. Tiempo después, el muchacho -ahora todo un hombre- regresó y el árbol se alegró de verlo. Le dijo:

-¿Vienes a jugar conmigo?

-No tengo tiempo para jugar -le contestó -Debo trabajar para mi familia, pues necesito una casa para mi esposa e hijos. ¿Podrías ayudarme?

El árbol respondió:

-No tengo una casa para ti, pero puedes cortar mis ramas y construir una con mi madera.

El hombre cortó todas las ramas del árbol y, a pesar del sacrificio, esto hizo feliz al árbol. Sin embargo, después de haber construido su casa, el hombre no volvió y el árbol volvió a sentirse triste y solitario.

Un cálido día de verano el hombre regresó y el árbol preguntó con alegría:

-¿Jugarás conmigo?

-No. Estoy triste pues me estoy volviendo viejo. Quiero un bote para navegar y descansar. ¿Podrías darme uno?

El árbol contestó:

-No tengo un bote, pero puedes usar mi tronco para que construyas uno y así puedas navegar y ser feliz.

El hombre cortó el tronco y construyó su bote donde navegó por un largo tiempo. Después de muchos años, finalmente regresó con el árbol, pero este, preocupado, le dijo:

-Lo siento, ya no tengo nada que darte. No puedo darte sombra, manzanas ni madera.

El hombre respondió:

-Yo no tengo dientes para morder ni fuerza para escalar. También estoy viejo.

-Realmente no puedo darte nada -dijo el árbol con tristeza en sus palabras-. Lo único que me queda son mis raíces.

-Yo no necesito mucho en este momento, solo un lugar para descansar -contestó el hombre-. Las viejas raíces de un árbol son el mejor lugar para recostarse después de tantos años.

El hombre se sentó junto a las raíces del árbol, y el árbol volvió a ser feliz.

Moraleja: Esta podría ser la historia de todos nosotros. El árbol son nuestros padres. Cuando somos jóvenes, amamos a papá y mamá, y jugamos con ellos. Cuando crecemos, solemos olvidarlos y solo regresamos a ellos cuando necesitamos algo o estamos en problemas.

Pero no importa lo que nos agobie, ellos siempre están allí para darnos todo lo que puedan y hacernos felices. Quizás hayas pensado que el muchacho de la historia fue cruel contra el árbol, pero así somos muchos de nosotros. Valoremos a nuestros padres mientras los tenemos a nuestro lado, y si ya no están en este mundo, haz que la calidez de su amor viva siempre en tu corazón.

[themoneytizer id=”59964-16″]

Comentarios (8)

  • Ana Ocaña Responder

    Precioso contenido lleno de mensaje sabio. Un brindis al cielo ?? ellos están allá dormidos y descansando.

    30/01/2022 a las 11:31 AM
  • Jenda Arias Responder

    Hermosa moraleja, ojalá todos los hijos pudieran leerla

    30/01/2022 a las 1:53 PM
  • Andrés Herrera Responder

    Solo cuando ya no tenemos a papá nos damos cuenta de la falta que nos hace ?

    30/01/2022 a las 1:57 PM
  • Marlene Leal Responder

    Bellísima reflexión y muy cierto Gracias por compartirla

    30/01/2022 a las 2:07 PM
  • Myriam Responder

    Hermosa, realidad en muchos
    casos

    30/01/2022 a las 2:27 PM
  • Lucrecia Hidalgo Responder

    Bella reflexion…una gran verdad de lo que acontece en la vida, mientras necesitan buscan a los padres, después se olvidan, no se dan cuenta que algún dia también les llegara la vejez. Lo más grande que tenemos son los padres hay que quererlos mientras vivan, después es muy tarde.Gracias por compartir.

    30/01/2022 a las 11:50 PM
  • Betzy Tejada Responder

    Linda reflexión

    31/01/2022 a las 12:13 AM
  • ángeles Responder

    Muy verdad esta lectura !! Si los hijis supieran lo que valemos todo cambiaria gracias gracias ?

    02/02/2022 a las 6:21 PM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.