Categoría: Reflexiones Comentarios: 0 1

[themoneytizer id=”59964-28″]

5 maneras de tratar con personas difíciles y construir mejores relaciones

Siempre hay alguien difícil en nuestro entorno, ya sea laboral o familiar. Es casi imposible escapar de una amiga controladora, un colega que se sobrepasa en lo competitivo, un primo que cree que eres su mamá y que estás allí para resolverle la vida… Hay relaciones difíciles que ponen en jaque nuestra salud emocional y física. Te sientes agotado de lidiar con ello y estás a punto de tirar la toalla pues la situación se ha salido de control.

Las relaciones humanas de calidad son fundamentales para una vida plena, mucho más de los que creemos. Somos seres sociales, y la salud de las relaciones que establecemos con los demás son clave para vivir en equilibrio. Además, es sabido que las personas que priorizan, entienden y establecen buenas relaciones con los demás son líderes de su entorno.

Pero sucede que no todos disponen de la inteligencia emocional para establecer relaciones plenas. ¿Hay alguien en especial que te hace sentir ansiedad o te estresa con sus acciones? ¡Bingo!, todos tenemos a alguien de ese tipo cerca. Y, claro, no siempre es posible que esa persona salga de nuestro entorno. Pero guarda la calma. Este artículo propone algunas herramientas fundamentales para mejorar esta situación.

5 maneras de tratar con personas difíciles

1. Entiende cuál es tu responsabilidad

¿Qué hace que alguien sea “difícil”? No hay una sola respuesta para esta pregunta. Algo que para mí sea retador puede no serlo para ti. Entonces, cuando alguien te cause enojo o molestia con su proceder, pregúntate: “¿Cuál es mi responsabilidad ante este hecho?” Una interrogante sencilla que debes hacerte reconociendo, ante todo, que no es tu asunto que la otra persona cambie, pero sí puedes transformarte a ti mismo. Esa sí es tu responsabilidad.

Así que de asumir tu responsabilidad parte todo. El asunto es reconocer y asumir tus propios desencadenantes emocionales. ¿Por qué el comportamiento de esa persona te afecta? Una cosa es que tu superior esté constantemente exigiéndote y no te dé libertad para hacer tu trabajo, que eso te moleste es comprensible. Pero si alguien te reprocha algo y esto es un desencadenante emocional, puede que seas muy sensible a las críticas de otras personas. Una vez que tengas esto claro quizás reacciones de otra manera, te enganches menos y estarás mejor preparado para evaluar cada situación en su contexto, sin generalizar.

2. Está bien no estar de acuerdo

Tener opiniones o emociones que no estén alienadas con las de alguien más está bien, es parte de la vida. El conflicto, tanto contigo mismo como los demás, es algo cotidiano en la vida. Aceptarlo esto puede traer paz y tranquilidad. La meta, cuando se presente un conflicto, no es cambiar de opinión o hacer que el otro cambie la suya y vea el asunto como tú quieres que lo vea. Como todo, lo que se debe procurar es el equilibrio: un punto donde se encuentren la comprensión y la tolerancia por las ideas de los demás. ¡Y sí, relacionarte con personas que te hacen meditar sobre estos temas puede ayudarte a evolucionar de una manera que no esperabas!

3. Cultivar la empatía

Establece límites en tu trato con personas difíciles

La empatía es la capacidad para establecer un nexo significativo con otra persona. Y es clave desarrollar la empatía si quieres crecer en inteligencia emocional. Si alguien te molesta o te parece una persona difícil, un buen ejercicio para que esta situación cambie es precisamente ponerte en sus zapatos. ¿Por qué actúa de esa manera? ¿Qué le sucede que reacciona de ese modo? ¿Pasó algo que lo ha llevado a ser de esa manera?

La empatía es una herramienta poderosa que te permitirá sentir lo que la otra persona lleva por dentro y ver las cosas desde su perspectiva. Y una buena noticia es que puedes desarrollar esta capacidad. He aquí algunas ideas:

  • Cultiva la curiosidad: cuando le preguntas a alguien sobre sí mismo y muestra curiosidad por su vida, no solo se siente escuchado, sino que también expande su visión del mundo y le ayuda a interactuar mejor con otros.

 

  • Practica el arte de escuchar: ¿escuchas atentamente cuando alguien te está contando algo? Presta atención a lo que alguien te está diciendo, incluso si se está quejando, algo que es común en las personas difíciles. Demostrar que estás comprometido con su relato y mirarlo a los ojos puede cambiar la actitud del otro. Evita interrumpir y espera hasta que haya terminado de expresar su opinión antes de ofrecer la tuya.

 

  • Muestra interés: a tu hermano le encanta la fotografía. Lee algo sobre el tema y comparte con él tus descubrimientos la próxima vez que hables con él. Te tengo una noticia: será tu hermano toda la vida, ¿por qué no aprender sobre algo que le gusta para para tener algo nuevo que compartir? Esto los unirá de una nueva manera y tendrán un nuevo puente para su relación.

4. Expresa gratitud: te conectarás de una nueva manera con las personas

La gratitud es un ingrediente básico que debes traer a tu vida si quieres vivir plenamente a largo plazo. Es un valor fundamental que la humanidad debe cultivar siempre, cada vez más. Revisa si la gratitud es importante en tu vida, y si no es así, dale el lugar que merece porque tu vida cambiará con ello. Cada vez más estudios demuestran que la gratitud nos hace más felices, nos conecta con lo positivo, nos hace más empáticos y más sabios emocionalmente. Se ha estudiado: la gratitud funciona a nivel neuronal, y la expresión de gratitud facilita que tengamos pensamientos más positivos.

Cuando propicias que tu vida, en todos los niveles, se conecte con lo positivo, verás que es más fácil lidiar con las personas difíciles, pues no entrarás en sintonía cuando alguien molesto quiera interactuar negativamente. Simplemente tú no estarás allí para dar esa batalla, así que no se producirá.

5. La química de las relaciones: oxitocina para el disfrute

Mucho de cómo te sientes con una persona es química pura. Así es: relacionarte con otros afecta la química de tu cerebro, tanto para bien como para mal. Cuando estás con alguien de confianza, tu cerebro libera una hormona que indica que estás ante una relación segura. ¿Quieres volver a estar con esa persona especial con la que conversas largas horas sobre la vida? La hormona responsable de esa sensación es la oxitocina, y es la que te hace querer volver a estar con esa persona que tanto te agrada.

Cuando una persona es difícil en su trato, es muy probable que no sientas ese golpe de oxitocina que libera el contacto con personas de tu agrado. Pero hay formas de mejorar esto:

  • Procura el contacto físico: el contacto humano es una de las formas más efectivas de estimular la liberación de oxitocina. La oxitocina ilumina las vías de recompensa en el cerebro, así que tú y la persona que toques experimentarán una sensación de bienestar. Cuando estés en la comida de cumpleaños de tu tía, saluda a tu prima con la que siempre discutes con un gran abrazo cariñoso. Ya verás cómo esto las hace sentir a ambas.

 

  • La interacción cara a cara crea puentes: hablar con alguien en persona desencadena una mayor liberación de oxitocina. Si lo haces a través de una videoconferencia, también sirve. También una llamada telefónica… no tanto así un mensaje de texto. Prioriza hablar cara a cara con esa persona a quien se le dificulta la interacción social.
    Tú pones los límites en una relación con una persona difícil

Tu tranquilidad está en tus manos

Puedes hacer mucho para mejorar tu relación con personas difíciles, pero no lo olvides: tú pones los límites. Si has intentado mejorar tu conexión con esa persona difícil que tienes cerca, pero aún así la relación sigue aquejándote, quizás es hora de marcar distancia, o al menos de establecer límites. Tu tranquilidad está en tus manos, no es responsabilidad de los demás. Así que si hiciste un esfuerzo y no ves los resultados deseados, envía un mensaje contundente que le haga saber a esa persona cuál es tu posición y cómo te haces responsable de tu paz y tu tranquilidad. Ten la seguridad de que lo entenderá, y el respeto privará.

Si te gustó este artículo, compártelo con alguien importante para ti.

[themoneytizer id=”59964-31″]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.