Categoría: Reflexiones Comentarios: 0 1

[themoneytizer id=”59964-28″]

6 poderosas maneras de mejorar tu autoestima

La esencia de quién eres

“Recuerda, te has estado criticando durante años y no ha funcionado. Intenta aprobarte a ti mismo y verás qué sucede”. — Louise L. Hay

La baja autoestima surge cuando somos más vulnerables. Las señales verbales se aprenden a una edad temprana y duran hasta bien entrada la vida adulta de una persona.

Durante estos años formativos, la mente del niño es impresionable. Si son objeto de abuso emocional, es probable que asuman este papel como su principal identidad.

La vida es desafiante y estar expuesta a la crítica la hace insoportable, especialmente cuando uno está en un estado de angustia.

No somos conscientes de lo que acecha bajo la superficie de otra persona hasta que es demasiado tarde. Solo estamos expuestos a su fachada, por lo que tiene sentido que tratemos a todos con humildad y respeto.

Según Freud, el Principio de la Personalidad del Iceberg establece que el 90% de la constitución de una persona se encuentra debajo de la superficie. Por lo tanto, lo que ocurre tras bambalinas de los demás está más allá de nuestra conciencia.

“La autoestima es un concepto desarrollado por psicólogos estadounidenses para medir la autoestima. Por lo tanto, podemos concebir la valía como la temperatura y la autoestima como el termómetro”, afirma el autor Mario Martínez en The MindBody Code: How to Change the Beliefs that Limit Your Health, Longevity, and Success .

Los siguientes principios le ayudarán a reforzar su autoestima. Debes encarnarlos en un nivel más profundo, más allá de la mente consciente para que sea de alguna utilidad.

A medida que los lleves a cabo, tu totalidad emergerá bajo los escombros de un pasado fragmentado. Esta es la esencia de quién eres y tu baja autoestima es simplemente una historia que adoptaste en contra de tu buen juicio.

No estás definido por tus pensamientos, tus creencias o valores. Estas son cualidades que posees y pueden cambiar con el tiempo.

1. Autoaceptación

“La peor soledad es no estar a gusto contigo mismo.” – Mark Twain

La autoaceptación significa aceptar quién eres, repleto de tus defectos e inseguridades. Hay dos lados en tu naturaleza, así que no puedes ser imperfecto.

Llamar la atención sobre tus deficiencias les otorga energía y minimiza otros aspectos significativos de tu carácter.

Piense en ello como un dolor en el cuerpo. Cuando tienes dolor de cabeza, tu conciencia se dirige al dolor de cabeza. Eres menos consciente de otras áreas del cuerpo debido a la intensa presión que domina tu atención.

Del mismo modo, concentrarse en sus imperfecciones es llamar la atención sobre esas áreas mientras minimiza otras cualidades duraderas. A pesar de la baja autoestima, existe el mismo equilibrio en su capacidad para empatizar con los demás.

La armonía se mantiene a través de otros rasgos, pero cuando nos enfocamos en los menores, debilitamos a los demás.

2. Refuerza tu confianza en ti mismo

“Me cuido a mí mismo. Cuanto más solitario, más sin amigos, más insostenible soy, más me respetaré a mí mismo”. ― Charlotte Brontë, Jane Eyre

La confianza en uno mismo es un músculo que requiere un refuerzo constante. Aquellos con una autoestima empoderada lo atribuyen a una fuerte confianza en sí mismos. Son conscientes de los patrones de pensamiento destructivos y, en la ocasión en que surge un diálogo interno negativo, evitan involucrarse con ellos.

Busque evidencia en el pasado donde haya sobresalido. Desarrollar un diálogo interior de bondad y empatía.

Has escuchado la expresión, conviértete en tu mejor amigo . Trátese como lo haría con un miembro de la familia o un ser querido. La investigación actual sobre la autocompasión muestra que es más probable que seamos felices y satisfechos si nos cuidamos a nosotros mismos, en lugar de tratarnos con crueldad.

“Puedes aprender a confiar en que hay un recurso cuerdo, sabio y enriquecedor dentro de ti. De hecho, cuanto más sepa lo que realmente quiere, menos desesperadamente lo necesitará. Esto sucede porque crece tu autoestima, confianza y claridad”, afirma el psicoterapeuta David Richo en: Las cinco cosas que no podemos cambiar: y la felicidad que encontramos al abrazarlas .

3. Concéntrate en el presente

“Tú mismo, tanto como cualquiera en el universo entero, mereces tu amor y afecto” ― Sharon Salzberg

Aleje su atención del pasado y rehúse enfocarse en fallas y errores anteriores. Cuando estás atrapado en el pasado, traes recuerdos infelices al momento presente.

Vuelva a su experiencia actual manteniéndose involucrado en su entorno actual. El pasado es un producto de tu imaginación porque no hay evidencia que sugiera que existe ahora.

Si te pidiera que me mostraras tus recuerdos, te sería difícil hacerlo. Instruya a su mente para que permanezca presente cuando tropiece con el pasado.

Tome caminatas regulares en la naturaleza y observe su entorno. Fíjate en el color de los árboles, la hierba o algo que te llame la atención. Puede ser momentáneo, pero te involucra en un estado presente de conciencia.

4. Emprender la superación personal

“Cuando eres diferente, a veces no ves a los millones de personas que te aceptan por lo que eres. Todo lo que notas es a la persona que no lo hace”.
– Hoy Picoult

La superación personal lo ayuda a replantear el fracaso al verlo a través de los ojos de la oportunidad. Te das cuenta de que no hay errores, solo formas de evolucionar.

Junto con la atención plena, la superación personal es un medio para que madures y te conviertas en una versión más grande de ti mismo. Estamos en constante evolución, por lo que quien eras hace un año no es la misma persona que eres hoy.

Tus pensamientos, actitudes y creencias cambian, por lo que necesitas renovar tu compromiso con el autodesarrollo todos los días. Considéralo cuidar tu mente como lo harías con tu cuerpo. Se requiere trabajo y disciplina para convertirse en una persona de carácter, así que no tome atajos ni asuma que no es importante.

Te aseguro que si no inviertes en ti mismo, verás las consecuencias cuando la vida se desmorone.

5. Desarrolla la atención plena

“El hombre que no se valora a sí mismo, no puede valorar nada ni nadie.” — Ayn Rand

Sé consciente de tus pensamientos predominantes observando sus temas y ciclos. Por ejemplo, ¿son autosaboteadores, negativos o neutrales?

Reformule tales pensamientos a medida que surjan y rehúse aceptarlos como reales. Los pensamientos son conversaciones sin sentido que tienen lugar en la mente. No necesitas prestar atención a la charla incesante porque el ciclo de pensamientos va y viene.

Identificarse con formas de pensamiento es inútil porque tu mente es un oasis en constante cambio. Concéntrese en los espacios silenciosos entre sus pensamientos a través de la meditación.

A medida que te familiarizas con esta práctica, sincronizas tus pensamientos con tu respiración. Esto permite que la mente y el cuerpo armonicen entre sí, creando un estado físico pacífico.

6. Crea creencias empoderadoras

“Lo más aterrador es aceptarse a uno mismo por completo”. ― CG Jung

Examine cualquier creencia obsoleta y esté dispuesto a escribir un nuevo guión para mejorar su autoestima. Las creencias se formaron hace mucho tiempo y es posible que ya no sean relevantes, así que revíselas con frecuencia.

Las personas empoderadas revisan constantemente sus creencias y desafían sus pensamientos. Se niegan a ser atraídos por el diálogo interno que tiene lugar en su mente, ya que reconocen que es una batalla que rara vez ganan.

El proceso de mejorar la autoestima puede ser un viaje lento pero satisfactorio. Puede llevar años convertirse en una persona de carácter fuerte, así que no se deje disuadir por eso.

Un avión no puede ir más rápido para llegar a su destino. Desear tener más autoestima sin hacer el trabajo, no te acercará a la persona en la que deseas convertirte.

Sea amable y gentil consigo mismo a medida que aumenta su autoestima. Observe y realice cambios graduales cuando las cosas no salen según lo planeado. Este es un proceso de aprendizaje y descubrimiento, ya que se trata de autodesarrollo.

El autor Guy Winch afirma en Primeros auxilios emocionales: estrategias prácticas para tratar el fracaso, el rechazo, la culpa y otras lesiones psicológicas cotidianas: “El fracaso tiene un impacto aún mayor en nuestra autoestima. Muchos de nosotros respondemos a los fracasos sacando conclusiones perjudiciales sobre nuestro carácter y habilidades que nos parecen increíblemente convincentes en ese momento, incluso cuando no tienen ningún mérito”.

En lugar de juzgarte a ti mismo, presta atención a lo que está sucediendo en tu vida. Evita etiquetar los pensamientos ya que esto tiene un efecto negativo en la autoestima.

Mírate a ti mismo a través de los ojos de la ecuanimidad y la autocompasión, en lugar de la crítica y la culpa.

Después de todo, está aprendiendo a desarrollar un nuevo diálogo interno que puede haber tomado años construir, así que sea amable con el proceso. Los cambios son sutiles al principio, pero más concretos con el tiempo.

[themoneytizer id=”59964-31″]

LA MAGIA DE CREER EN TI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.