Categoría: Reflexiones, Salud y Recetas Comentarios: Un comentario 1

[themoneytizer id=”59964-28″]

9 Pasos para recuperarte de un trauma de la infancia

La respuesta más saludable a las heridas emocionales de la infancia es también la más rara…

Puntos principales

  • El trauma puede permanecer en el cuerpo y poner en peligro la vida hasta que se detecte y trate.
  • A medida que comience a lidiar con una lesión, puede ser útil comenzar con una lesión más pequeña.
  • Lidiar con el trauma incluye pasos cómo reconocer, recordar, nombrar y compartir.

El trauma crea sentimientos y, a menos que procesemos esos sentimientos en el momento del trauma, permanecerán atrapados en nuestras mentes y cuerpos. En lugar de tratar lesiones, la lesión sigue en nuestros cuerpos como nuestro bisel, que afecta nuestras vidas hasta la exploración y las operaciones. El flujo de salud y la conversión de sentimientos de ansiedad, como la ira, la tristeza, la vergüenza y el miedo, son esenciales para la infección de infraestructura en la pubertad.

Como la reacción más saludable en la lesión emocional también es rara: cuando la lesión ocurrió por primera vez, nos dimos cuenta de que la violación causó nuestra conciencia, sentimos que se seguían estas emociones naturales, luego me di cuenta de que la violación dice algo en los Estados Unidos, Personalmente, por lo que no ofrecemos que tiene un sentimiento negativo y podemos dejarlo ir.

Pero como sentimientos como la ira y la tristeza son dolorosas y, debido a llorar o confrontar a otros que a menudo son aceptados por la sociedad, este proceso no se produce automáticamente. En su lugar, podemos prevenir nuestros sentimientos, en lugar de sentir y tratar. De niño, el proceso fue más difícil. Lo que para un adulto puede parecer un mordisco, o un insulto a tu apariencia que puedes ignorar a los 40 años, puede ser como un cuchillo para un niño y causar un trauma a largo plazo (trastorno corporal, depresión, etc.).

Luego llevamos estos golpes emocionales con nosotros como adultos, y afectan nuestras relaciones, nuestros trabajos, nuestra felicidad, nuestra salud. . . todo el mundo. Es decir, hasta que lo procesemos y lo sanemos sintiendo nuestros sentimientos.

¿Por qué no siempre sentimos nuestros sentimientos?

Incluso los padres más amorosos y afectuosos pueden causar daños duraderos a nuestra autoestima. De buena fe y sin querer vernos lastimados, nuestros padres probablemente intervinieron después de una situación desgarradora. No te sientas mal, está bien”, dijo la cuidadora cuando empezamos a llorar. La verdad es que sentirse mal puede ser bueno para nosotros. Necesitamos sentirnos mal por un tiempo y pensar por qué nos sentimos así.

O tal vez nuestros padres no son cariñosos ni cariñosos, y nos dicen que dejemos de llorar cuando nos sentimos heridos. De cualquier manera, no hemos aprendido a sentir nuestros sentimientos de manera efectiva.

No hemos aprendido que las emociones son temporales y transitorias, que tienen un principio, un medio y un final predecibles y que las soportaremos. Cuando no aprendemos a sentir nuestros sentimientos, podemos comenzar a interpretar cada sentimiento como miedo.

Como niños, no podemos distinguir entre nuestras emociones y nuestro ‘yo’. Creemos que somos nuestras emociones. Si nuestros sentimientos no se consideran aceptables en una situación particular, podemos decidir que no lo somos.

Para curar el trauma infantil, necesitamos completar un proceso que se suponía que comenzaría décadas antes del evento traumático. Desarrollé este ejercicio basándome en décadas de experiencia ayudando a pacientes a sanar heridas emocionales de la infancia. (Encuentre una versión ampliada en mi libro, Envejecimiento Consciente.)

La primera vez que intente este ejercicio, le recomiendo comenzar con un pequeño susto. Cuando trabajo con clientes en mi gimnasio, me gusta comenzar con lesiones pequeñas y trabajar las lesiones una vez que dominan la técnica y se sienten cómodos con ella.

1) Aterrizar en él.

Para que este proceso funcione, tienes que estar en el cuerpo y estar presente. Para empezar, busca un lugar tranquilo donde no te molesten. Siéntate cómodamente, cierra los ojos y respira hondo unas cuantas veces, trayendo conciencia a tu cuerpo. Apriete y relaje sus músculos y sienta la pesadez en sus brazos. Permítete sentirte conectado con el suelo debajo de ti. Imagine una corriente de energía que viaja desde el coxis hasta el centro de la Tierra. Cuando te sientas concentrado en tu cuerpo, ve al paso 2.

2) Guárdelo.

Piensa en una situación que te haya molestado recientemente. Encuentre algo que provoque una respuesta emocional de leve a fuerte, o algo que de otro modo se sentiría insensible. Repase lo que sucedió con el mayor detalle posible e imagine ese momento y lugar. Revívelo todo con tus sentidos. Cuando los sentimientos comiencen a aparecer, vaya al paso 3.

3) Sentirlo.

Continúe respirando profundamente y pase algún tiempo relajándose en silencio. Luego, escanea mentalmente tu cuerpo en busca de sensaciones. Llamo a este proceso “destilación” debido a cómo tus emociones se marchitarán y marchitarán dentro de ti. Tenga en cuenta todas las reacciones físicas que siente: hormigueo, tensión, ardor, etc. Cada uno de estos sentimientos es la información que necesita para comprender sus experiencias pasadas. Explore estos sentimientos y descríbalos en silencio con el mayor detalle posible. Una vez que haya explorado y descrito todas sus reacciones corporales, puede pasar al paso 4.

4) Dale un nombre.

Asocia una emoción con cada sentimiento que sientas. ¿Es la opresión en el pecho un motivo de preocupación? Sintiendo calor en tus brazos ¿Estás enojado? Antes de comenzar este ejercicio, puede imprimir esta lista de sentimientos; Puede encontrar esta lista en la parte inferior derecha de la página. Es importante reconocer la diferencia a menudo sutil entre sentimientos a veces similares. Le dará un mejor sentido de su experiencia y un conocimiento más rico de sí mismo. Una vez que haya nombrado sus sentimientos, vaya al paso 5.

5) Me encanta.

Como parte de un enfoque consciente para la curación del trauma, debemos aceptar completamente lo que sentimos. Ya sea que esté en tu mente en este momento o no, di: “Me amo por mis sentimientos (ira, tristeza, ansiedad, etc.)”. Haz esto con cada emoción que sientas, especialmente con los sentimientos duros. Acepta quién eres y ámate por eso. Después de que te aceptes y te ames por todos tus sentimientos, puedes pasar al paso 6.

5) Siéntelo y pruébalo.

Siéntate con tus sentimientos y los de ellos, y déjalos empaparse y fluir. No intente modificarlo u ocultarlo; Míralos, reconoce y agradece cualquier inconveniente que sientas, sabiendo que pasará pronto y te ayudará a sanar. Deja que tu cuerpo reaccione como quieras o necesites. Si quieres llorar, llora. Si tiene ganas de gritar o golpear algo, debe gritar o golpear en el aire. Expresar tus sentimientos de manera efectiva es fundamental para que se muevan dentro de ti y los proceses por completo. Una vez que sienta y experimente la gama completa de sus sentimientos, continúe con el paso 7.

7) Obtenga su mensaje y sabiduría.

¿Los sentimientos o emociones que está experimentando ahora están relacionados con una o más de sus experiencias pasadas? ¿Te dan una idea de la raíz del dolor o de las creencias negativas que limitan tus creencias sobre ti mismo? Ahora probablemente estés pensando: “No tengo nada. Pregúntese: “Si este sentimiento o emoción me dijera algo, ¿qué sería?” Si aún tiene problemas, escriba algunos artículos gratuitos. Escribe cómo te sientes durante 10 minutos sin parar. Cuando crea que ha escuchado todos los mensajes que sus sentimientos le están enviando, vaya al paso 8.

8) Compártelo.

Si se siente cómodo compartiendo sus pensamientos con otros, hágalo. Si no, escríbalo con sus propias palabras. Describa qué sucedió cuando ocurrió la lesión, cómo reaccionó entonces y qué ve ahora. Hablar o escribir sobre sus experiencias y sentimientos es un paso importante en el proceso de curación. Escribir (no enviar) mensajes a personas que te han ofendido puede ser una forma muy efectiva de sacar las emociones de tu sistema. Una vez que compartes tus pensamientos…

9) Vete.

Imagine la energía absorbida por el cuerpo debido a la conmoción cuando salió de su cuerpo, o realice un ritual de liberación física, como quemar (de forma segura) una carta que escribió a la persona que murió, lo hirió o moldeó la herida como un cuerpo. en el océano. Puedes tomar prestado un ritual del judaísmo llamado taslekh. Durante el período de arrepentimiento, muchos judíos lavan sus pecados en una masa de agua que fluye naturalmente en forma de pan rallado. En lugar de sentirte culpable, puedes dejar ir el dolor y las emociones y sentimientos que lo acompañan.

El proceso de sanación emocional puede parecer desalentador al principio, pero te prometo que será un viaje muy gratificante. La energía actual que gastamos en el trauma se liberará y el espacio dentro de nosotros que ha sido lastimado se puede llenar con energía nueva y más positiva que puede ayudarnos a construir la vida que amamos.

[themoneytizer id=”59964-31″]

Sobre el Autor

Andrea Brandt, Ph.D, es terapeuta matrimonial y familiar en Santa Mónica, California. Aporta más de 35 años de experiencia a sus funciones en terapia familiar, asesoramiento de parejas, terapia de grupo y clases de control de la ira.

Comentar (1)

  • Magola Salazar Responder

    Buenas noches me parece muy interesante el artículo gracias por compartir

    07/03/2022 a las 12:27 AM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.