Categoría: Espiritual, Noticias Comentarios: 0 0

Domingo de Ramos se inicia la Semana Santa

Para los catolicos se iniciará la Semana Santa con la bendición de las palmas.

Dicha celebración de los feligreses católicos va acompañada con procesiones y misas, donde los creyentes conmemoran la llegada de Cristo a Jerusalén; ya que en un domingo Jesús llegó montado en un burro y un grupo numeroso de fieles lo esperaban con ramas de olivo y palmas para la llegada triunfal del Mesías.

Este paso da comienzo a la espera de la pascua y a la pasión de Cristo. La semana mayor es el proceso del Mesías donde ganó a la muerte según la historia. La alegría del pueblo que lo esperaba a las afueras de la ciudad se cree que era por la victoria de Jesús, incluso antes de su crucifixión.

En alugunos paises como paraguay se utiliza el pindó karai combinado con plantas medicinales para el tradicional domingo de palmas, en familias van a la celebración para luego utilizar el pindó bendecido para la protección del hogar; el mismo debe ser renovado cada año en el siguiente Domingo de Ramos, la utilización del pindó karai para la celebración viene de los guaraníes que lo empleaban para dicho ritual inicialmente.

Los asistentes de la bendición deben portar en sus manos las ramas, las mismas en representación al acontecimiento que se vivió en la entrada de Jerusalén. En la procesión ingresan hasta el templo donde se celebrará la misa para recibir la bendición de las palmas por medio de agua bendita impregnada por el sacerdote.

Palmas

Las palmas significan la reverencia y veneración hacia Jesucristo, la algarabía de un pueblo por recibir a su salvador, además de una muestra de respeto al señor, por otra parte, se entiende también como la opulencia y la abundancia.

Otra representación de las palmas es que mediante ella se proclama a Jesús como el rey de la tierra y de los cielos. Como lo indica San Juan 12: 12-15; muchos de los que habían ido a la fiesta se enteraron de que Jesús se dirigía a Jerusalén; tomaron ramas de palma y salieron a recibirlo, gritando a voz en cuello: ¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Bendito el Rey de Israel!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.