Mental illness: Communicating when we don
Categoría: Salud y Recetas Comentarios: 0 2

Enfermedad mental: comunicarnos cuando no tenemos las palabras

 

cuando estamos luchando con nuestra salud mental, a menudo hay un mensaje para comunicar. Para hablar de eso. Pero cuando luchamos por encontrar las palabras que necesitamos para describir nuestros pensamientos y sentimientos, hablar resulta inmensamente difícil.

Enfermedad mental: comunicarnos cuando no tenemos las palabrasLuchando con las palabras

A menudo es complicado poner pensamientos y sentimientos en palabras. Se vuelve aún más difícil cuando niebla del cerebro huelgas o ansiedad crea tal zumbido en nuestro cerebro que perdemos oraciones a la mitad. Incluso si podemos juntar oraciones, las limitaciones del lenguaje significan que, a veces, las palabras “correctas” simplemente no están disponibles para nosotros. Ninguno parece describir adecuadamente cómo nos sentimos.

Nuestro cerebro puede correr tan rápido que no podemos captar las palabras que necesitamos. Alternativamente, podría haberse quedado completamente en blanco. A veces estamos tan atrapados tratando de dar sentido a la compleja red de interacciones en nuestra cabeza, que tropezamos y tropezamos en un intento de explicarlo todo. Cuando hablamos con otros, podemos estar tan preocupados de que entiendan nuestra explicación, que explicamos en exceso y confundimos aún más las cosas.

Producir el habla puede agregar otro obstáculo. Es posible que tengamos dificultades para hablar cuando estamos angustiados, estar mudos según la situación, hablar mínimamente o ser incapaces de hablar en absoluto. No poder hablar y no hablar no es lo mismo. A menudo, todavía podemos entender y producir lenguaje, pero no a través del habla. Esto podría ser por razones psicológicas o físicas.

Exceso de confianza en las palabras

Cuando acceder al apoyo de salud mental, a veces puede parecer que hay una dependencia excesiva de las palabras. Para concertar una cita con el médico de cabecera, a menudo tendremos que hablar con una recepcionista y luego con una enfermera de triaje. Una vez en una cita, generalmente se espera que verbalicemos el motivo de nuestra visita.

Cuando la gente habla de salud mental en los medios de comunicación, suele hablar de llamando a una línea de ayuda. Aparecen diferentes números en nuestros teléfonos o aparecen en la parte inferior de la pantalla de nuestro televisor. Las líneas de ayuda son fantásticas y, sin duda, salvan vidas, pero pueden ser inaccesibles si tenemos dificultades con las palabras.

Si recibimos apoyo de un equipo de salud mental, a menudo nos hablarán por teléfono o en persona, pero, de cualquier manera, generalmente se esperan palabras. Es posible que nos animemos a escribir nuestros pensamientos, algo que puede ser realmente útil, pero no cuando no tenemos las palabras necesarias para escribir.

La mayoría de los practicantes y seres queridos están más preocupados por comprender nuestra comunicación que por la forma en que nos comunicamos. Por lo general, no les preocupa que produzcamos oraciones “perfectas” y pueden aceptar formas alternativas de comunicación, como ilustraciones, listas de palabras, rastreadores de estado de ánimo, escriturao diario. Desafortunadamente, aunque la respuesta es a menudo “¡por supuesto!”en muchos casos tendremos que preguntar o sugerir comunicarnos de esta manera.

Hablar pero no comunicarse

A veces, podemos hablar y hablar, pero sentir que no nos estamos comunicando. Es casi como si las cosas realmente complicadas estuvieran encerradas detrás de una pared. No podemos abrir una línea de comunicación desde allí con el mundo exterior. Podemos esforzarnos por explicar las cosas, pero podemos sentir que estamos gritando desde detrás de una pared insonorizada.

Luchar por comunicar el alcance de nuestros pensamientos y sentimientos puede impedirnos acceder a la ayuda que necesitamos. Desde nuestra perspectiva, podríamos pensar que hemos explicado lo absolutamente horrible y inseguro sentimos, pero la profundidad de estos sentimientos puede no llegar a la persona con la que estamos hablando. Esto puede ser agotador y sentirse totalmente invalidante.

Puede ser útil tomarse el tiempo para reagruparse y luego tratar de abordar esto con la persona. A veces, no nos sentimos capaces de hacer eso, pero puede haber alguien en quien podamos confiar que podría ayudar a defendernos. Alternativamente, podríamos escribirlo (¡incluso si nos lleva algunas semanas editarlo!).

Preguntas abiertas o cerradas

Diferentes preguntas vienen con diferentes niveles de dificultad cuando estamos luchando para encontrar palabras. Una pregunta abierta, como “¿cómo estás?” requiere mucho más búsqueda de palabras que “¿como dormiste anoche?”, “¿Estás logrando limpiar tus dientes en este momento?” o “¿Tomaste tu medicación esta mañana?”.

Si las preguntas cerradas son más fáciles, entonces podríamos explicarlo. Cuando alguien inicia una conversación con una pregunta abierta, podemos responder con “eso es muy amplio, no sé cómo responder a eso en este momento, por favor, ¿podría desglosarlo?“, o similar.

comunicación alternativa

Hablar no es la única manera de comunicarse.

Arte, CAA, lenguaje corporal, lenguaje de señas, Makaton, baile, emojis, abrazos, música y escritura son formas de compartir sentimientos. Ninguna de estas cosas tiene que ser una obra maestra. No tienen que ser “buenos” o “perfectos”; no hay una manera perfecta de expresarnos porque todos somos diferentes.

Aunque algunos de estos métodos de comunicación todavía requieren encontrar palabras, no tienen la misma presión que una conversación. Tenemos más tiempo para pensar, buscar palabras o regresar y editar cosas. Puede que nos resulte útil mezclar y unir palabras con imágenes o sonidos.

Tampoco hay una regla que diga que tenemos que inventar las palabras nosotros mismos. Compartiendo poemas, letras, libros, cotizaciones, o blogs que resuenan con nosotros son formas de compartir sentimientos sin la presión de juntar palabras o oraciones. Siempre que le demos crédito a los demás, está bien expresarnos con palabras prestadas.

A veces las palabras son demasiado duras y realmente no las queremos ni las necesitamos. Un abrazo puede decirnos tanto, si no más, que una conversación sobre cómo ha sido el día. Con los seres queridos, podríamos captar las señales del lenguaje corporal, el tono de voz y pequeños cambios en el comportamiento. Igualmente, podrían notar estas cosas en nosotros.

Planificación avanzada

Si sabemos que la comunicación es difícil, ya sea todo el tiempo o solo cuando estamos angustiados, la planificación anticipada puede ayudar.

Jugar con diferentes formas de comunicación para encontrar las cosas que funcionan mejor para nosotros puede llevar prueba y error. Cuando encontramos un método de comunicación que nos gusta, practicarlo puede ayudar a mejorar nuestra confianza al usarlo. Por ejemplo, si hemos descubierto que garabatos es lo nuestro, entonces podríamos encontrar que un garabatear un día nos ayuda a sentirnos más capaces a la hora de utilizarlo para expresarnos.

Las tarjetas de comunicación pueden ser de gran ayuda. Estas tarjetas están escritas con anticipación y nos permiten comunicarnos en momentos en que el lenguaje y/o las habilidades para hablar se debilitan. A veces, reducir la presión para encontrar palabras puede facilitar la búsqueda de palabras.

Si estamos bajo un equipo de salud mental, puede que nos resulte útil incluir nuestro(s) estilo(s) de comunicación preferido(s) en nuestra plan de crisis. Si un miembro del personal desconocido está trabajando con nosotros, entonces tendrá esta información disponible para él.

Con amigos o familiares, los códigos pueden funcionar de manera brillante. Por ejemplo, un emoji específico que signifique “Estoy luchando y no tengo palabras en este momento, pero realmente necesito [thing]”. Quita la presión de tener que tratar de explicar las cosas en tiempos difíciles.

Procesando

A veces, tenemos las palabras, pero no nos sentimos capaces de usarlas. Esto puede ser una cosa consciente o inconsciente. Es posible que no nos demos cuenta de cuánto podemos describir o querer compartir porque esas palabras están escondidas detrás de un muro de miedo, ansiedad y vergüenza.

Aunque sepamos que no debemos avergonzarnos, no estamos solos y a la gente le importa, sigue siendo difícil. La verdad es que hablar de nuestros pensamientos y sentimientos es vulnerable. no es fácil A veces, pasamos mucho tiempo construyendo confianza con alguien antes de poder encontrar las palabras que necesitamos, y eso está bien.

Mientras tanto, puede ser útil encontrar una manera de procesar todo, solo para nosotros mismos, ya sea escribiendo furiosamente en un bloc de notas, echando un poco de pintura en una página o cuidando un jardín en crecimiento mientras le damos vueltas a las cosas en nuestra mente.

Podríamos encontrar, especialmente si nuestro cerebro se siente más lento de lo normal, que pensamos en palabras días después de que tuvo lugar una conversación. Escribir estas palabras mientras las recordamos, ya sea como una nota para mencionar la próxima vez que veamos a alguien, o en un mensaje para enviárselo, puede ser de gran ayuda.

Acceder a la ayuda cuando las palabras son complicadas.

Luchar con las palabras puede crear una barrera cuando acceder a la ayuda.

Afortunadamente, muchas líneas de ayuda ahora ofrecen opciones basadas en texto y algunos incluso ofrecen lenguaje de señas. Aunque esto puede ser más fácil que hablar, estas opciones aún pueden ser complicadas cuando las palabras son difíciles de encontrar.

Las opciones de correo electrónico o mensajería pueden permitirnos incluir GIF, imágenes, música o citas. Puede que nos resulte útil pensar en algunas frases comunes en un momento en que nos sentimos bien, y luego sacarlas cuando sea necesario. No será posible pensar en una frase estándar para cada situación que podamos enfrentar, pero una llamada de ayuda ligeramente imperfecta es mejor que luchar solo. Al guardar estas frases en algún lugar como la aplicación de notas en nuestro teléfono, pueden actuar como una base para construir y editarlas un poco antes de enviarlas.

Las palabras perfectas no existen.

Independientemente de cómo elijamos avanzar, es importante recordar que no existe una combinación perfecta de palabras. De hecho, no existe la comunicación perfecta con o sin palabras. La forma en que elegimos expresarnos tiene que ser adecuada para nosotros. Eso es algo que será diferente para diferentes personas.

Ayúdanos a ayudar a otros y comparte esta publicación, nunca se sabe quién podría necesitarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.