12 señales que estas en la relación correcta, pareja en bicicleta expresando afecto
Categoría: Amor Comentarios: 0 2

12 señales de que estás en la relación correcta

Averigua si estás en una relación sana.

Foto de Chermiti Mohamed en Unsplash

Sé que estás ansioso por aprender estos signos, así que comencemos de inmediato.

1. Ansiedad de reacción cero

¿Alguna vez retienes algo porque te preocupa cómo reaccionará tu pareja?

En tu vida diaria, pasas tanto tiempo monitoreando tu comportamiento, que dejas de actuar como tú mismo y atiendes a las personas que te rodean.

Tu relación debe ser un espacio seguro, un lugar donde puedas quitarte el filtro, donde puedas expresar todo lo que quieras expresar sin tener miedo o vergüenza.

Si tiene ansiedad de reacción cero, significa que confía en su pareja para aceptar quién es usted en una relación a largo plazo. Muy pocas cosas son más importantes que eso.

2. Desacuerdos saludables

Nadie espera que estés de acuerdo en todo.

La gente a menudo imagina las relaciones saludables como esta utopía perfecta donde los dos están sincronizados las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Están de acuerdo en cada decisión, completan las oraciones del otro y sus visiones del futuro no podrían ser más similares. Pero eso no es lo que parece una relación sana y positiva.

La verdad es que habrá desacuerdos, habrá momentos en los que discutas, momentos en los que tengas problemas para entender el punto de vista de la otra persona y bueno, está bien. De hecho, es saludable que las parejas se peleen de vez en cuando.

Un desacuerdo a menudo significa que está tratando activamente de encontrar un compromiso que los beneficie a ambos. Verás, las relaciones más felices no están dominadas por una sola pareja.

Las opiniones de una persona no deberían eclipsar por completo las de los demás, eso anula el propósito de estar en una relación.

Las relaciones deben consistir en compartir tu vida, no en encontrar la vida de otra persona para controlarla. Esta es una trampa en la que caen muchas parejas jóvenes. Una persona quiere mantener feliz a su pareja, por lo que finge que sus propias opiniones no son importantes, esta es una receta para el desastre.

Crees que le estás haciendo un favor a tu pareja, pero ella quiere que te expreses, incluso si tus opiniones no concuerdan, solo asegúrate de no estar en desacuerdo todo el tiempo. Si están discutiendo constantemente, entonces probablemente haya un problema más profundo con la relación como un todo. La misma regla se aplica a tus amistades. Tener algunos desacuerdos es saludable, pero demasiados significa que su relación podría necesitar algo de trabajo.

3. División del espacio

Toda relación sólida debe tener dos cosas; espacio y límites.

Aunque a los dos les gusta estar juntos, también necesitan tiempo para existir como individuos. Sin esas limitaciones, muchas personas comienzan a sentirse asfixiadas y se vuelven codependientes de sus parejas porque olvidan quiénes son fuera de la relación. Crear un espacio físico es una excelente manera de recuperar ese sentimiento de independencia. Cuando estás separado de tu pareja, tienes la libertad de concentrarte en lo que quieres hacer.

Podrías, por ejemplo, tomarte ese tiempo para reconectarte con otras personas en tu vida, como amigos y familiares. Porque la relación por muy seria que sea, no debe consumir tu individualidad. Aún debe tener sus intereses, sus ambiciones y sus lazos sociales.

Los límites emocionales existen por la misma razón. En una relación saludable, debes respetar la libertad de tu pareja para sentir y tomar decisiones por su cuenta. Los dos pueden pensar igual, pero no deben actuar como si tuvieran un solo cerebro.

Está bien que te guste una cosa mientras que a tu pareja le gusta otra. Debe hacer un esfuerzo por comprender los intereses de los demás, pero los límites son una forma saludable de mantener su individualidad.

4. Desplazamiento de la frustración

Sientes que tienes que tener razón todo el tiempo y peleas con tu pareja por cada pequeña cosa. Ambos son signos de una relación poco saludable.

Por mucho que quieras discutir, esa necesidad de tener razón es mucho menos importante que los sentimientos de tu pareja, ambos deberían estar dispuestos a ceder si es lo mejor para su relación.

No digo que no puedas estar frustrado con tu pareja. Eso simplemente no es posible. Incluso la mayoría de las relaciones amorosas crean una buena cantidad de negatividad, pero la diferencia es que las personas en relaciones saludables aprenden a manejar su frustración. En lugar de regañar o gritar a su pareja, se desahogan trabajando, haciendo ejercicio o desahogándose con sus amigos.

La mayoría de las veces, esto les ayuda a darse cuenta de una o dos cosas. O esto es algo importante sobre lo que deberían hablar con calma con su pareja o, realmente, tener razón no vale la pena.

5. Evitar la retirada

Uno de los momentos más destructivos en una relación es cuando uno de los miembros de la pareja comienza a alejarse, se vuelven emocionalmente distantes.

Es posible que no parezcan entusiasmados por pasar tiempo contigo, pero este tipo de aislamiento puede significar algunas cosas diferentes.

Destaquemos el peor de los casos. Cuando su pareja actúa constantemente distante, es posible que ya no esté dispuesta a esforzarse más. Están eligiendo dar un paso atrás y dejar que las cosas se desmoronen y este comportamiento no surge de la nada.

La abstinencia persistente por lo general proviene de sentimientos de abandono, enojo o irritación, sin importar de dónde venga. La retirada es una gran bandera roja.

En una relación sana, cada miembro de la pareja trabaja activamente para cerrar esa distancia, no se encierran en sí mismos y se animan mutuamente a ser abiertos y expresivos. Así que si notas que tu pareja se aleja, dale la oportunidad de decirte por qué.

6. Amabilidad ante los conflictos

No importa cuán difíciles se pongan las cosas, las parejas sanas siempre son amables entre sí.

Definitivamente se enojan y se frustran como todos los demás, pero no recurrirán a insultos o ataques personales. Nunca los escucharás derribar a su pareja solo para transmitir su punto de vista.

Una de las claves para una relación saludable es mostrar bondad durante el conflicto. Tan extraño como suena. Puedes discutir con alguien y dejar en claro que te importa cómo se siente.

7. Diversas Experiencias

Muchas parejas caen en la misma trampa, se aburren porque olvidan cómo ser espontáneos.

Es fácil en las primeras etapas de una relación hacer juntos cosas nuevas y emocionantes, pero con el tiempo, se adaptarán a una rutina cómoda. Visitarás los mismos lugares, pasarás tiempo con las mismas personas. Parece una navegación tranquila, pero esta constancia no es saludable a la larga.

Las parejas saludables necesitan espontaneidad para evitar que su relación se vuelva obsoleta. Es común que dos personas se separen simplemente porque se cansaron el uno del otro. Lento pero seguro, podrías olvidar por qué te enamoraste de tu pareja en primer lugar.

La emoción de una nueva experiencia puede recordarte por qué sigues con ellos. Puede redescubrir cuánto se divierten juntos y si su relación comienza a sentirse como otra parte de su rutina, entonces esos momentos no tienen precio.

8. Estímulo constante

Siempre debe poder contar con un amigo cercano o una pareja romántica para obtener apoyo. No solo cuando estás haciendo algo que ellos quieren que hagas.

Deben alentarlo cada vez que encuentre algo que le interese, porque es importante para usted y también debería importarles a ellos. Muchas parejas tratan de moldear a su pareja en la persona que quieren que sea. Terminan enamorándose más de la idea de alguien que de la persona real.

En las relaciones sanas, las parejas no tratan de controlar la vida del otro. Saben que su papel es animarte y no tomar decisiones por ti.

9. Avenidas abiertas

Si desea mejorar su relación, reserve tiempo para comunicarse con su pareja de una forma u otra.

Deberías preguntarles regularmente cómo se sienten acerca de la relación, ¿están felices? ¿Se están satisfaciendo sus necesidades? ¿Hay algo que puedas hacer mejor?

El objetivo es establecer un momento en el que ambos puedan desahogarse. De esa manera, ninguno de los dos tiene que reprimir emociones negativas, pero debe ser receptivo a sus preocupaciones. Tu pareja necesita sentir que puede ser genuina y honesta contigo. De lo contrario, estas vías abiertas crearán más conflictos de los que resolverán.

10. Aceptar los errores del pasado

No puedes controlar tu pasado y tampoco tu pareja.

Es por eso que en una relación sana no debes echarle en cara los errores del pasado de tu pareja. Por muy frustrantes que sean, esos errores no van a desaparecer.

No importa cuán culpable lo hagas sentir, lo máximo que tu pareja puede hacer es disculparse y evitar que la historia se repita. Eso significa que dependen de ti para perdonar y olvidar.

Al guardar rencor, les estás diciendo que no se han ganado tu confianza. Si ese es el caso, es posible que deba reconsiderar toda su relación.

11. Reconocer conflictos recurrentes

Tu pareja tiene las mismas peleas una y otra vez. Muchas parejas poco saludables se enfrentarán por uno o dos problemas durante años.

Cuando pelean por algo durante el tiempo suficiente, se abre una brecha entre ustedes. El tema crea tanta frustración y desprecio que se vuelve casi imposible ver a tu pareja de manera positiva.

Las parejas sanas saben que pelear por los mismos problemas no es productivo. Así que dejan de pelear y se enfocan en la verdadera raíz del problema. Averiguan por qué no pueden superar este obstáculo y luego llegan a un compromiso que los satisface a ambos.

12. Expectativas realistas

No todas las relaciones se convierten en un compromiso de por vida. Algunas parejas tienen problemas importantes que simplemente no se pueden resolver sin importar qué tan buena sea su comunicación.

Es posible que desee vivir en diferentes lugares o tal vez tenga varios estilos de vida. Estas diferencias pueden desencadenar el final de su relación, pero no se está haciendo ningún favor al pretender que simplemente no existen. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.