Categoría: Reflexiones Comentarios: 0 2

Así Superas la dependencia emocional

La dependencia emocional es un estado mental en el que la persona es incapaz de asumir plena responsabilidad de sus propios sentimientos. Es decir, el individuo que la padece puede experimentar emociones como tristeza, dolor, angustia, ansiedad y depresión. Lo que es peor, no puede abrazar ni aceptar nada de lo que siente.

Como consecuencia, la persona termina dependiendo de la aprobación de los demás, y en especial, de la aprobación y atención de sus parejas sentimentales. Todo esto, con el fin de poder definir su valor y personalidad.

Ahora bien, la dependencia emocional puede llevarnos a consecuencias peligrosas o a tomar decisiones erradas que terminen afectando nuestra paz y bienestar mental.

Asimismo, puede ser todo un desafío superarla, ya que se requiere de coraje para aprovechar nuestras fortalezas y virtudes, e ir más allá de la necesidad de complacer a otros.

Claro, esto no quiere decir que sea una tarea imposible tener que volverse emocionalmente fuerte y eso es algo que vamos a desarrollar a continuación…

Superando la dependencia emocional

Lo primero que quiero que sepas es que ser ligeramente dependiente de tu pareja puede ser normal. El detalle está cuando tu felicidad y toda tu vida depende de sus sentimientos. Ahí es donde la cosa se vuelve desequilibrada y poco saludable.

Por otro lado, superar la dependencia implica que tengas que enfrentar verdades y traumas que quizás hayas vivido en el pasado y que te puedan parecer un poco incómodos. Sin embargo, hacer frente a todo esto te ayudará a obtener la fuerza interior que necesitas para ser más independiente.

Pero bueno, vamos por pasos:

Lo primero…

¿Cómo saber si eres emocionalmente dependiente?

Pues bien, he aquí algunos síntomas de la dependencia emocional:

Necesidad constante de estar cerca de otras personas.

  • Inseguridad.
  • Sensación de no ser lo suficientemente bueno como para estar al lado de tu pareja.
  • Miedo obsesivo a perder a tu pareja.
  • Sentimiento constante de culpa cada vez que no prestas atención a tu pareja.
  • Sensación constante de ansiedad.

En resumen, dependerás de lo que diga o haga tu pareja para satisfacer todas tus necesidades emocionales. Por ejemplo, si sientes preocupación o angustia por algo en particular, es posible que primeramente desees confiar el problema a tu pareja, en vez de resolverlo o manejarlo tú mismo.

Si eres dependiente emocional, sentirás que no podrás vivir sin el apoyo emocional de tu pareja, y esto, como consecuencia, afectará tu salud y el bienestar de tu relación.

Ahora bien, hay algunos otros signos claves de la dependencia emocional que también te quiero mencionar:

  • Idealizas mucho tu relación o tu pareja.
  • Crees que tu vida carece de cualquier significado o valor sin él o ella.
  • Piensas que no encontrarás felicidad o seguridad alguna si estás soltero.
  • Tienes miedo constante al rechazo.
  • Te sientes vacío o ansioso al pasar tiempo a solas.
  • Dependes de tu pareja para construir tu autoestima y confianza.
  • Eres celoso o posesivo.
  • Y, tienes dificultad para confiar en tu pareja.

Ahora bien…

¿Cómo afecta todo esto a tu relación?

Si tiene problemas para satisfacer tus necesidades emocionales y dependes emocionalmente de tus relaciones románticas, estas son algunas de las cosas que tendrán lugar en tu relación:

1. Problemas de todo tipo:

La dependencia emocional no abre caminos hacia una relación saludable. Todo lo contrario, si eres emocionalmente dependiente, necesitarás mucha tranquilidad y apoyo de tu pareja. Pero para encontrar esa quietud, le harás preguntas como:

  • ¿Me quieres?
  • ¿Crees que soy suficiente?
  • ¿Estoy siendo una molestia?
  • ¿Quieres pasar tiempo conmigo?
  • ¿Me veo bien?

De una u otra forma, buscarás la aprobación de tu pareja para sentirte bien contigo mismo, pero en realidad lo que estarás haciendo es crear un círculo vicioso de problemas en caso de que algunas de estas preguntas no sean respondidas como tú lo esperabas, o en caso de que te des cuenta de que la actitud de tu pareja no va conforme a lo que a ti te parece o te gusta.

2. Alto nivel de estrés:

A menudo, la dependencia emocional conduce a pensamientos constantes sobre hacia dónde va tu relación o si los sentimientos de tu pareja están cambiando contigo.

Por otro lado, estos pensamientos pueden volverse aún más intensos cuando no estás cerca de tu pareja y puedes pasar todo el día pensando en lo que está haciendo o si todavía está enamorado/enamorada de ti. Todo esto, por supuesto, puede causar un cuadro fuerte de estrés y ansiedad que, de hecho, puede repercutir en tu salud física.

La ideal es buscar un equilibrio

Como dijimos al principio, ser ligeramente dependiente de tu pareja puede ser normal, pero lo ideal es tratar de buscar un equilibrio. Es decir, caminar en la línea del medio: Esto significa reconocer tus propias necesidades emocionales y esforzarte por satisfacerlas, sin descuidar tus relaciones con los demás y evitando la dependencia excesiva.

Mujer y hombre desnudos

Pero…

¿Y cómo conseguir ese equilibrio? ¿Cómo superar la dependencia emocional?

Bien, algunas formas de hacerlo (muchas de ellas recomendadas por expertos en el área de la psicología) son las siguientes:

1. Sé consciente de quién eres y de tus emociones:

Acéptate a ti mismo y no niegues quién eres. Ten en cuenta que para convertirte en una mejor versión de ti, primero necesitas abrazar tu verdadero yo y ser consciente de tus fortalezas y debilidades.

Para aprender a mantenerte emocionalmente fuerte y satisfacer esas necesidades emocionales que tienes, deberás identificar y reconocer tus propias emociones a medida que las experimentas.

Al principio, esto te parecerá algo difícil. De hecho, es normal que de repente tengas que enfrentar ciertas dificultades mientras intentas manejar aquellos sentimientos que te desagradan de ti. Sin embargo, debes comprender que todos pasan por altibajos a lo largo de la vida.

Es más, ¿cómo podrás experimentar y apreciar lo bueno de algo, sin antes haber experimentado lo malo?… Reflexiona un momento acerca de ello y recuerda que las emociones tanto negativas como positivas, son sumamente importantes para reconocer cuando las cosas no van bien.

Por lo tanto, trata de ponerte en contacto con tu sentido de la curiosidad en lugar de confiar en alguien o esconderte de los sentimientos negativos con el intento de hacer que desaparezcan. Cambia el enfoque interno de tu mente y trata de entender lo que te están diciendo.

Si quieres saber cómo aumentar la fuerza mental y aprender sobre ti mismo y tus emociones, puedes involucrarte en actividades como:

  • La meditación.
  • El mindfulness.
  • Los ejercicios de respiración.
  • Pasar tiempo contigo a solas.
  • Pasar tiempo con la naturaleza.

2. Aprende a estar ahí para ti mismo

Los seres humanos somos seres sociales por naturaleza, y es normal que queramos conectarnos con otros en cualquier momento. Sin embargo, es importante mantener también una auto-conexión con nosotros mismos. Con esto me refiero a aprender a cuidar nuestra salud mental y física, y que al final del día podamos depender de nosotros mismos.

Por eso, trata siempre de observar tus propias necesidades y priorízalas. Esto significa que tienes que abrazar tus pasiones, tus curiosidades y tus intereses con los brazos abiertos y no esconderte para hacer feliz a otra persona.

Ahora bien, puede que no satisfagas todas tus necesidades por completo, pero sí la mayoría de ellas. Solo tienes que esforzarte y actuar. Esto es mucho mejor a que alguien más lo haga por ti

Algunos consejos para ponerte a ti mismo en primer lugar

Para superar la dependencia emocional, pon en práctica lo siguiente:

1. No te quedes atrapado en el pasado

Cuando estás constantemente atrapado en tu pasado, no puedes avanzar o tomar mejores decisiones por ti mismo.

Más bien obstaculizas tu crecimiento, y creas un círculo vicioso en el que solo tienen lugar la decepción, la culpa, el arrepentimiento y la tristeza.

2. Decide por ti mismo

Superar la dependencia emocional requiere que tomes decisiones lógicas y razonables, pero además, que las que tomas por tu cuenta. Por eso, no confíes en lo que otros hablen contigo o decidan en tu nombre; más bien, pregúntate exactamente qué quieres de la vida y no tengas miedo de impulsarte para lograrlo. Confía en ti mismo, en tus instintos y confía en lo que quieres o piensas.

3. No pidas permiso

Al tomar grandes decisiones en la vida, a menudo buscamos el consejo de nuestra familia y amigos. El detalle está en que no solo buscamos eso, sino también algo de aprobación o validación. Esto no está mal hacerlo, pero si tienes que tomar decisiones básicas o hacer cosas sencillas, trata de no buscar el permiso ni la aprobación de los demás. Buscar permiso cada vez para cada pequeña cosa nos aleja de ser autosuficientes.

4. No te apegues demasiado a las personas

Todos necesitamos un sistema de apoyo, es decir, a nuestros amigos y familiares. Incluso necesitamos tener cerca a nuestras mascotas. Sin embargo, no debemos apegarnos demasiado, porque cuando hacemos esto, no podemos luego esforzarnos como individuos o nos cuesta tener nuestro propio punto de vista.

Aprende a mantener un equilibrio saludable entre tú y las relaciones. Aprende a esperar menos de los demás, para que no te sientas decepcionado más adelante.

5. Asume tus responsabilidades:

Asume la responsabilidad de las elecciones y las decisiones que tomas. Esto significa que deberás ser completamente consciente de tus pensamientos, sentimientos y acciones, y además deberás aceptarlos.

Por último:

Reconoce tus necesidades y prioriza tu bienestar.

  • Prioriza tus necesidades y no tengas miedo de ponerlas en primer lugar.
  • Date un capricho los fines de semana y disfruta de las actividades que te encantan.
  • Haz ejercicio físico con regularidad.
  • Haz algo productivo, en lugar de pasar tiempo sin hacer nada.
  • En caso de que creas necesario acudir con un profesional para pedir ayuda, no dudes en hacerlo.

Hombre y mujer felices siendo independientes

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.