superar los comentarios de los demas
Categoría: Reflexiones Comentarios: 0 0

Como superar los comentarios de otras personas

Las palabras de los demás importan y es normal que, en ocasiones, nos preocupemos por lo que nuestros seres más cercanos y no tan cercanos piensen de nosotros.

Ahora bien, las palabras que nos digan, tanto frente a frente como a nuestras espaldas, pueden doler si nosotros mismos lo permitimos. Así pues, déjame decirte que tienes el poder de no dejar que las palabras de otros te afecten.

¿Por qué los comentarios de otras personas nos lastiman?

Las palabras de otras personas nos afectan porque no nos gusta ser juzgados. Es por eso que, constantemente nos preocupamos por lo que la gente piensa o dice de nosotros y tratamos de cuidar la imagen que queremos retratar al mundo.

Pero como seres humanos, todos tenemos diferentes principios, creencias y valores. De hecho, a lo largo de nuestra vida, inevitablemente nos encontramos con personas que tienen diferentes puntos de vista, creencias, pensamientos u opiniones. Y si te importa demasiado lo que ellas piensan de ti, esto puede causarte conflictos internos o desacuerdos con alguien más.

¿Cómo dejar ir las palabras negativas que nos digan otras personas?

Si eres sensible a las palabras de otros, sigue estos consejos para no dejar que estas te afecten tanto:

1. Nadie puede lastimarte sin tu permiso

Lo primero que debes recordar cuando alguien te dice algo hiriente es que son solo palabras… palabras que no pueden sobrevivir si tú mismo no las dejas sobrevivir.

Por eso, trata de tomar conciencia de aquellos pensamientos negativos que surjan a partir de esas palabras negativas que te digan, y luego desafíalos. Fíjate en ellos y pregúntate si son ciertos y si hay alguna evidencia o base para esta creer que lo que dice el otro es cierto. Si ves que eso no es así, no permitas entonces que ese tipo de cosas te lastimen.

2. Ante cualquier tipo de comentarios, defiéndete de forma asertiva

¿Alguna vez has estado en una situación en la que alguien dijo algo sobre ti que no te gustó, pero no dijiste nada para defenderte?

Probablemente te contuviste por el simple hecho de ser educado, para evitar hacer una escena, o porque te dio pena o timidez.

Cualquiera que sea la razón, a lo mejor eso te dejó sintiéndote frustrado y enojado, y puede que hasta haya sido un golpe duro para tu confianza.

Pues bien, defenderse a sí mismo no es fácil, lo sé; pero vale la pena.

De hecho, tomar esta acción te ayudará a deshacerte de la negatividad interna y aumentar tu autoconfianza, tu resistencia mental, y te hará más resistente a las opiniones de otras personas en el futuro.

Eso sí, hazlo de manera asertiva e inteligente: expresando aquello que te molesta de manera respetuosa y poniendo límites si es necesario.

3. Recuerda que las palabras tienen interpretaciones personales

Parece mentira, pero todos tenemos diferentes significados y valores que le damos a ciertas palabras. Por ende, mi interpretación personal de una palabra en particular puede ser diferente a la tuya, y viceversa.

Las palabras pueden traer diferentes emociones dependiendo de la situación o de los recuerdos que tengamos cuando las escuchamos.

Si una determinada palabra desencadena en ti incomodidad, ira o tristeza, trata de ser consciente de las causas que provocan esta sensación en ti y mantente abierto a la posibilidad de que la otra persona no tuviera la real intención de ofenderte.

4. No te tomes a personal los comentarios de otros

Cuando una persona dice algo negativo que afecta tus sentimientos, trata de no tomarlo a título personal.

A menudo, eso que dicen es más un reflejo de ellos que de ti. Así pues, las personas que son infelices o frustradas pueden criticarte porque están experimentando emociones negativas que los hacen sentir molestos o incómodos.

Por ejemplo, pueden estar pasando por un momento difícil o simplemente estar de mal humor.

5. Date tiempo antes de reaccionar

Recuerda que las emociones son señales que emite tu cuerpo, y aunque algunas de ellas cuesta controlarlas, no significa que debas reaccionar de buenas a primeras a ellas.

En su lugar, dales tiempo para seguir su curso y disminuir, ya que esta es la naturaleza de las emociones.

Comprender esto último, de hecho, te permitirá observar tus emociones de una manera más sana y luego responder en lugar de reaccionar.

Por último recuerda…

Las palabras de los demás solo tienen poder sobre ti si las dejas. Así que, pon en práctica estos 5 consejos y verás que a lo mejor terminas encontrando mayor paz, armonía y comprensión en todas tus relaciones con los demás. Todo dependerá de ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.